martes, 23 de junio de 2009

Ejercicios de corrección de formas verbales

Las formas verbales: uso lingüístico y norma académica


Las cuestiones normativas referentes al empleo de las formas verbales afectan tanto a la forma de los verbos como a sus funciones. Atendiendo a esta división -forma vs. función- hemos dividido esta práctica en dos secciones. En la primera, se trata­n las cuestiones referidas a la forma. En la segunda, nos ocuparemos de los aspectos funcionales.


Dado que la explicación de las variaciones formales puede llegar a resultar agotadora para el lector más entusiasta, hemos resuelto exponer la teorí­a a partir de ejercicios, a fin de que sea el lector quien extraiga las generaliza­ciones pertinentes.


I. La raíz de las formas verbales no siempre se mantiene invariable en los diferen­tes tiempos, y con frecuencia las variaciones se producen en las diferentes per­sonas de un mismo tiempo. Irregularidades de este tipo se dan tanto en las voca­les de la raíz como en las consonantes. Así, junto a "duermo" tenemos "dormí"; y junto a "me place", "me plazca". En este ejercicio, hay que determinar si las for­mas verbales empleadas en las siguientes oraciones son correctas y, en caso de que contengan algún error, es preciso señalar en qué consiste éste.



1. Todos los eneros me apreto más el cinturón.

2. Siempre frego el suelo después de quitar el polvo.

3. La tirita se adherió de tal modo a la piel que casi no podíamos arrancarla.

4. Después de su liberación, el prisionero pasó muchas horas balbuciendo palabras incomprensibles.

5. Antes de aprender a hablar, los niños pasan horas balbuceando.

6. El peligro se cirnió sobre ellos.

7. No fueron capaces de discirnir las verdaderas causas.

8. Después de tantos años viviendo aquí, no concibiría trasladarme a otro país.

9. En un instante en que los policías se distrayeron, los presos aprovecharon para fugarse.

10. Con la promulgación de esta ley, se prohibió a los conductores que conducieran en la zona.

11. Los cuatro niños perdidos andaron más de treinta quilómetros ante de ser encontrados.

12. Como las boletas para la votación no cabieron en la urna, el presidente aceptó que se votase a mano.

13. Le pidió encarecidamente que no contradiciera nada de lo acordado durante la sesión anterior.

14. Le encargaron que traduciese aquel manual de derecho comunitario en menos de una semana.

15. Seguramente, el hecho de que no cabiera lugar a dudas de la culpabilidad del preso fue lo que indució al jurado a condenarlo.

16. El acuerdo tomado no satisfajo a las partes en conflicto.

17. Es improbable que los socialistas convenzcan a sus socios de gobierno la necesidad de promulgar esa ley.

18. Resulta de suma importancia que las zonas con mayores reservas de agua abastezan a las más secas.

19. Si el bebé llora en la cuna, no lo mezca con demasiada fuerza; puede golpearse con los barrotes.

20. No cuezca las verduras en recipientes que contengan demasiada agua.


II. La conjugación del participio no siempre presenta las desinencias -ado (para 1 verbos de la primera), -ido (para los verbos de la segunda y tercera), sino que pueden ocurrir irregularidades. Por ejemplo, el participio de decir no es decido, sino dicho. Lógicamente, éste es un ejemplo que no ofrece mayores dificultades pero no siempre resulta tan sencillo enunciar la forma normativa del participio. Las siguientes oraciones contienen todas ellas un participio, ¿se emplea siempre la forma correcta?


1. Una vez los hubieron absolvido de los delitos de los que se les acusaba, volvieron a las andadas.

2. EL consejo de ministros no ha contradecido los acuerdos tomados por la comisión.

3. Con la última convocatoria de oposiciones se han cubrido todas las plazas vacantes.

4. Nadie ha describido Venezuela como Simón.

5. Se han disolvido los poderes públicos.

6. Ni siquiera han entreveído las raíces del problema.

7. En este menú han sido freí­dos los alimentos.

8. En cuanto haya impreso las cartas, las enviaré por correo urgente.


III. A continuación presentamos un listado de oraciones que contienen formas ver­bales antinormativas. El ejercicio consiste en señalar cuáles son y determinar en qué consiste el error. Asimismo, proponemos que se intente sistematizar los errores a fin de encontrar alguna afinidad entre ellos.

1. No me dijistes que esta noche tendríamos invitados.

2. La noche en que le cantastes todas prometió vengarse.

3. Durante toda su vida actuó de manera que los problemas nunca le atañe­ran a él directamente.

4. Si este problema me atañiera a mí, lo habría solucionado hace meses.

5. Se ciñió tanto el cinturón que no podía ni respirar.

6. Hay que preveer la posibilidad de nuevas dificultades.

7. Esta distribuidora nos prové de papel

8. Ayer juguemos a las cartas durante toda la tarde.

9. Vertir la mitad del producto en dos litros de agua.

10. Estábanos todos en la casa cuando se fue la luz.


IV. En las oraciones siguientes aparecen subrayadas cuatro formas verbales. Tres de ellas son incorrectas, pero una es correcta. ¿Cuáles son las formas incorrec­tas?, ¿y la correcta? Lógicamente, hay que justificar las respuestas.

1. Es muy posible que se abola esta ley antes de abril.

2. Cada vez es más frecuente que, al finalizar un encuentro de fútbol, los simpatizantes de los dos equipos se agredan entre sí.

3. Son muchos los ciudadanos que transqreden el código de circulación de manera continuada.

4. El huracán Mitch asuela amplias zonas de Centroamérica.


V. La acentuación ha sido tratada en la primera unidad; no obstante, aquí volvemos a retomar el tema, pero centrándonos exclusivamente en las for­mas verbales. En la lengua hablada -y también escrita- van generalizándose ciertas acentuaciones que se apartan de los criterios normativos. Para recordar las disposiciones académicas, se propone un ejercicio en el que es preciso de­terminar cuál es la acentuación adecuada de los verbos que figuran en los si­guientes enunciados.

1. Espero que mi currículum vitae se adecúe a sus necesidades.

2. No me agúes la fiesta, por favor.

3. Cuando se produce un conflicto, las fuerzas armadas evacúan a la población civil en el menor tiempo posible.

4. Este perol no licúa bien; es mejor que compres otro.

5. Siempre evalúo los contenidos y la expresión de mis alumnos.

6. Me extenua subir y bajar escaleras.

7. Siempre atenúas lo que dice él, pero nunca disculpas las tonterías de su novia. La verdad, no te entiendo.

8. Siento que me perpetuo en este cargo.

VI. A continuación aparece una serie de enunciados en los que figuran formas del imperativo que presentan alguna desviación de la norma. El ejercicio que les proponemos consiste en determinar si el imperativo que aparece en las siguien­tes oraciones es o no correcto. Como siempre, es preciso justificar la respuesta.


1. Váyamosnos de aquí: está empezando a oscurecer.

2. Contentémosnos con haber llegado hasta aquí. El año que viene podemos intentar escalar el resto.

3. Leamos se lo a ver si se calla. ¡Hay que ver qué niño más pesado!

4. Finalmente debieron pensar: "Digamos selo al pueblo".

5. ¡Siéntesen, por favor!

6. Llévesen tantos ejemplares como necesiten. Son gratis.

7. Ves tú solo, yo tengo trabajo y no puedo ir.

8. ¡Oyes lo que te estoy diciendo, porque no te lo pienso repetir nunca más!


VII. La conjugación de los verbos irregulares supone una tarea mnemotécnica, que, en el caso de formas verbales poco usuales, exige del hablante una cierta dedi­cación. Por ejemplo, no parece sencillo saber que la primera persona del singu­lar del presente de indicativo del verbo roer es roo (también roigo o royo).

El ejercicio siguiente está pensado para que el lector pueda comprobar has­ta qué punto conoce la conjugación irregular. Por ello le proponemos que conju­gue de la manera apropiada los verbos que aparecen entre paréntesis a conti­nuación:


1. .... Si el problema me ................................................... a mí, ya hubiera hecho algo para remediarlo. (atañer)

2. .... Si usted ............................................ durante una hora todos los días, se senti­ría mucho más ágil. (andar)

3. .... El presidente de la compañía ……………………….. que no había fondos suficientes para pagar a toda la plantilla. (aducir)

4. .... Ante la insistencia del periodista, …………………que no había tenido más remedio que tomar una decisión tan drástica. (argüir)

5. .... No andes tan cabizbajo; .................................................. José, que parece que se te ha caído el mundo encima. (erguirse)

6. .... Tiene muy buena puntería: jamás ................................................... el tiro. (errar)

7. .... No le ............................................ en absoluto el acuerdo al que llegaron con sus socios alemanes. (satisfacer)

8. El castillo .............solitario en lo alto de una escarpada montaña. (erguirse).


VIII. A continuación, se propone una serie de enunciados que en su mayor parte con­tienen alguna forma verbal que no se ajusta a las exigencias del registro culto. A partir de la explicación que figura en la exposición anterior, cabe detectar las incorrecciones y de­terminar en qué consisten. (La consulta del DRAE puede ser, asimismo, un auxilio fundamental para establecer la causa de algunos de los errores.)

1. No pasar. No aparcar. Se avisa a la grúa.

2. Siguen habiendo rumores de que Britney está embarazada.

3. No tirar la basura fuera de los contenedores.

4. Ayer hubieron serios altercados entre partidarios de la legali­zación del aborto y grupos antiabortistas.

5. Nunca habían habido tantos embarazos no deseados entre la población adolescente.

6. Esta temporada en Venevisión siguen haciendo aquellas películas cuyo argumento está destinado a hacernos llorar.

7. Hacen muchos días que no veo a mis padres.

8. De acuerdo con la información de nuestros servicios meteorológicos, hoy continúan haciendo veintitrés grados.

9. No sé cuánta gente fue a la cena de despedida, aunque seguramente ha­bríamos allí unas cuarenta personas.

10. Los agraciados con el número premiado deben llamar.

11. A juzgar por la decoración, los dueños de este caserío debieron de ser muy ricos.

12. La bomba colocada debajo del carro del policía fallecido estalló cuan­do éste puso en marcha el automóvil.

13. Miembros de la policía explotaron la bomba.

14. La bomba explosionó cuando la señora abrió la puerta.

15. El alcalde confía ganar las próximas elecciones.

16. El presidente del Real Madrid insiste que no están negociando el fichaje de Ronaldo.

17. La grave crisis por la que atraviesa la economía mundial ha provocado una notable reducción de los tipos de interés.

18. Hacía tiempo que no se debatía en el senado sobre la ampliación del aborto.

19. Me quedo las llaves de tu despacho hasta mañana.

20. El abogado del acusado ha declarado que apelará la sentencia. Según el fiscal, no se recurrirá la sentencia.

22. Le urgió para que tuviera el carro reparado al día siguiente.

23. Se rumorea que han cesado al entrenador de la selección.

24. Sus socios de gobierno urgen al ejecutivo para que solucione la grave crisis económica que sufre el país.

25. Este jugador nunca ha fallado un penalti.

26. Antes del partido los jugadores calientan en las gradas.

27. Los venezolanos ya no nos recordamos de las represiones de la dictadura.

28. Efectivos de la policía se incautaron de un alijo de cocaína.

29. El partido se culminó con un golazo de Raúl.

30. El presidente ruso y el alemán no se simpatizan.

31. Cuando estaba en la selección, entrenaba todos los días.

32. La nueva película se estrenaría a principios de año.

33. Según los defensores de Clinton, Mónica Lewinsky habría sido obligada a declarar contra el presidente.

34. Según la CIA, los servicios de contraespionaje habrían descubierto al agente infiltrado y lo habrían asesinado.


IX. ¿Quién y cuándo se realiza la acción del gerundio en las siguientes oraciones?, ¿qué relación guarda con la que expresa el verbo principal? Señala si se está utilizando correctamente. Si no es así, propón una manera correcta de expresar lo mismo.


1. Tomando el café, háblale sobre lo que te dije.

2. Nos encontramos con mis vecinos peleándose.

3. Vimos a tu hermana revendiendo entradas.

4. Traeremos el coche empujándolo.

5. Contrajeron una enfermedad tropical viajando por África.

6. Activaron la bomba alejándose rápidamente del lugar.

7. Engañaron a los investigadores escondiendo las pruebas.

8. Depositaron el paquete avisando al conserje.

9. Los ladrones llamaban a la puerta, introduciendo el arma.

10. Los elefantes, empujando con las trompas,

derribaron los árboles.

11. Entregaron dos informes conteniendo un montón de

faltas de ortografía.

12. Convencieron al director amenazándolo con la huelga.


X. Señala las oraciones que contengan gerundios mal utilizados y propón una manera correcta de expresarlas.


1. El diputado insiste en que los operadores, facturando a los usuarios las conexio­nes fallidas y aplicando incorrectamente las tarifas vigentes, van con­tra la ley propuesta en la Asamblea.

2. Citó como ejemplo la primera edición del Telediario del sábado que in­cluía como noticia un texto dando cuenta del lanzamiento de un nuevo coleccio­nable del diario.

3. El progreso científico no se mide contando los descubrimientos, por muy des­lumbrantes que sean, sino profundizando progresivamente en nuestra forma de entender el mundo.

4. Quizá, en un futuro próximo, conseguiremos llenar los vacíos de nuestro conoci­miento actual, dando lugar a preguntas que todavía no nos hacemos.

5. A pesar de esto y contando con una brillante descripción de las células nerviosas de nuestras cabezas, todavía no tenemos un cuadro claro de cómo se ensam­blan.

6. Algunos científicos defienden que teorías como la evolutiva, dejando algunas preguntas sin respuesta, deberían ser sustituidas por una teoría totalmente nueva.


Fuente: Montolío, Estrella (coord.) (2002). Manual práctico de escritura académica. Volumen I. Ariel, Barcelona.