¿Crees que la próxima semana debemos ir a clases?

miércoles, 27 de abril de 2011

Morfosintaxis del Castellano: Undad I y II: Sintaxis

Morfosintaxis del Castellano II: Undad I y II: Sintaxis

Planificación Académica I 2011

Presentación del programa. Asignación de lecturas. Diagnóstico.

Repaso. Acentuación. Puntuación. Clases de palabras. Ejercicios.

Discusión. Categorías y funciones sintácticas. Análisis de la oración simple.

Discusión. Categorías y funciones sintácticas. Ejercicios de análisis y corrección de la oración simple.

Ejercicios de análisis y corrección de la oración simple.

Evaluación de análisis y corrección de la oración simple.

Discusión. Grupos oracionales. Yuxtaposición y coordinación. Ejercicios.

Discusión. Oraciones complejas. Subordinación. Tipos. Ejercicios.

Discusión. Subordinación sustantiva. Nexos subordinantes sustantivos. Identificación. Ejercicios.

Discusión. Subordinación adjetiva. Nexos subordinantes adjetivos. Identificación. Ejercicios.

Discusión. Subordinación adverbial. Nexos subordinantes adverbiales. Identificación. Ejercicios.

Ejercicios de identificación de grupos oracionales y subordinadas.

Ejercicios de identificación de grupos oracionales y subordinadas.

Evaluación de identificación de grupos oracionales y subordinadas.

Repaso. Problemas lexicales. Vicios sintácticos. Ejercicios de corrección.

Revisión de dudas y dificultades. Simplificación de oraciones. Ejercicios.

Ejercicios de corrección y simplificación de oraciones.

Evaluación de corrección y simplificación de oraciones.

Revisión. De la oración al párrafo. Elementos de relación.

Discusión. El texto. Normas de textualidad. Principios comunicativos.

Ejercicio de análisis y corrección de textos.

Ejercicio de análisis y corrección de textos.

Discusión. Características lingüísticas de los textos periodísticos y publicitarios.

Discusión. Características lingüísticas de los textos periodísticos y publicitarios.

Ejercicio de producción de textos periodísticos y publicitarios.

Revisión de dudas. Repaso.

Evaluación de análisis y corrección de textos periodísticos y publicitarios.





Ejercicios de identificación de categorías y funciones

Ejercicios de identificación de categorías y funciones:

Instrucciones. Identifica las categorías y funciones en las siguientes oraciones*:


1. Filadelfia sorprende a Miami en la NBA.

2. Carlos Zambrano no pudo con los Dodgers.

3. Tuvieron lugar 3662 operaciones aéreas durante el asueto.

4. Fujimori fue un gobernante asesino y ladrón según Vargas Llosa.

5. Mediante quema de judas protestan contra ministra de Salud.

6. Continúa estable el contralor Russián.

7. El Málaga de Salomón Rondón se aleja del descenso.

8. Devotos indios se despiden de Sathya Sai Baba.

9. Inseguridad y baja rentabilidad frenan el mercado agrícola.

10. Sector automotor permaneció estancado en el primer trimestre del año.

11. La cartera de certificados ha sido conformada principalmente por bonos de Pdvsa.

12. Rendición de cuentas exigen a Rodríguez Araque en la Asamblea Nacional.

13. Con un avión retro, United Airlines celebra sus 85 años.

14. Dimisión de Assad piden miles de sirios.

15. Fidel Castro considera hipócrita la política de DDHH en Washington.

16. Traspaso de poder fue aceptado por el presidente de Yemen.

17. Hay 23 ciudades en Brasil en estado de emergencia por lluvias.

18. Benedicto XVI pide hoy por el pueblo Libio.

19. Elton John habla de la influencia femenina en la vida de su hijo.

20. Distinguirán a director asiático con el premio a la libertad de publicación.

21. La película animada Río encabeza la taquilla por segunda semana consecutiva con una recaudación de 26,8 millones de dólares durante este fin de semana.

22. Son auténticas las grabaciones telefónicas de la ex pareja sentimental de Mel Gibson.

23. Agoniza el poeta chileno Gonzalo Rojas luego de un infarto cerebral.

24. Este domingo fue divulgado un documento de Wikileaks sobre el financiamiento venezolano al terrorismo en Ecuador.

25. En los próximos días se instalará una comisión evaluadora de la relación entre Irán y Venezuela.





Si las anteriores oraciones te han resultado muy fáciles, intenta con ésta:

Científicos neozelandeses y estadounidenses vincularon los efectos de cierto tipo de anticonceptivos con complicaciones circulatorias. Un estudio divulgado hoy por la prensa neozelandesa demuestra el riesgo de trombosis venosa en pacientes consumidoras de píldoras anticonceptivas y advierte sobre el uso de los ingredientes levonorgestrel y drospirenona en la fabricación de estos medicamentos.

domingo, 17 de abril de 2011

Repaso de Morfosintaxis I

1. Acentuación

- Reglas básicas

Los monosílabos (sean átonos o no) no llevan tilde. Se exceptúan aquellos monosílabos tónicos que coinciden en su grafía con otros átonos. Esta tilde se denomina tilde diacrítica. Su colocación (no sólo en los monosílabos) se describe en el apartado correspondiente.

Se acentúan todas palabras agudas que terminan en vocal, o en n o s solas: tam-bién, ja-más, lec-ción, se-gún

Las palabras agudas que no terminan en vocal, o en n o s solas, nunca se acentúan: vir-tud, na-cio-nal, re-loj

Nunca se acentúan las palabras llanas que terminan en vocal, o en n o s solas: me-dios, mo-do, re-ve-la

Las palabras llanas que terminan en otras letras siempre se acentúan: di-fí-cil, cár-cel, au-to-mó-vil, bí-ceps

Todas las palabras esdrújulas se acentúan: ás-pe-ra, es-drú-jula, ca-tó-li-co, pro-pó-si-to

El caso de las palabras sobreesdrújulas se estudia en el apartado dedicado a la acentuación de las palabras compuestas.

Tilde diacrítica

La tilde diacrítica se coloca sobre ciertas palabras para distinguir entre diversos significados del vocablo, aunque según las reglas generales no corresponda la tilde. Hay varias categorías:

a. Monosílabos tónicos que coinciden en su grafía con otros átonos:


o más (adverbio de cantidad): Quiero más comida.

o mas (conjunción adversativa con el significado de pero): Le pagan, mas no es suficiente.

o (pronombre personal): Es preciso que vengas tú.

o tu (adjetivo posesivo): Dale tu cartera.

o él (pronombre personal): ¿Estuviste con él?

o el (artículo): El vino está bueno

o (pronombre personal): Todo esto es para mí.

o mi (adjetivo posesivo): Trae mi calendario.

o (del verbo dar; cuando se le une algún pronombre, también se acentúa): Déme ese dinero.

o de (preposición): Ese lápiz es de madera.

o (adverbio de afirmación): Él sí quería.

o (pronombre reflexivo): Lo atrajo hacia sí.

o si (conjunción condicional): Vendrá si quiero.

o si (conjunción de interrogativas directa): Pregúntale si quiere venir. No sé si lo invité.

o (de los verbos ser o saber): Yo no sé nada, Sé un poco más educado.

o se (pronombre personal y reflexivo): Se te olvidó la regla anterior.

o (nombre común): Póngame un té.

o te (pronombre personal): Te voy a dar.


b. Para evitar confusiones, lo que se conoce como anfibología (en caso de que no existiese confusión, podemos prescindir de la tilde):

    • aún (adverbio temporal o de modo con el significado de todavía): ¿Aún no ha llegado?
    • aun (resto de casos): Ni aun él pudo hacerlo.

c. En interrogaciones, admiraciones o expresiones de carácter dubitativo (también en oraciones que presenten un matiz interrogativo o dubitativo, aunque no existan signos de puntuación o admiración), también se acentúan:


o cómo: ¡Cómo que no!, me pregunto cómo habrá venido.

o cuál: ¿Cuál es tu habitación?, dime cuál es la respuesta.

o quién: ¿Quién lo ha dicho?, no sé quién habló.

o qué: ¿Qué me has dicho?, siempre me dices qué hacer.

o dónde: ¡Dónde fuiste!, quisiera saber dónde estabas.

o cuándo: ¿Cuándo vienes?, pregúntale a tu mamá cuándo te puede traer.

o cuánto, cuán: No te imaginas cuán ridículo estás, no sé por cuánto aguantaré.

o por qué (partícula interrogativa): ¿Por qué no vienes?, responde por qué faltas tanto.


Nota: reconoce las diferencias con otras formas similares: por que (grupo átono formado por la preposición por más pronombre relativo o conjunción subordinante que). En el primer caso siempre es posible intercalar un artículo determinado: ¿Cuál es la razón por (la) que te fuiste? La segunda aparece cuando el verbo antecedente rige la preposición por: Se decidió por que viniera Pepe. Porque (conjunción subordinante causal [átona]). Iré porque me lo pides, porque te aprecio. Porqué (nombre): Este es el porqué de su decisión.

  1. El hecho de que tales palabras vayan en una oración interrogativa o exclamativa no significa que tengan sentido exclamativo o interrogativo. Si no lo tienen, no deben llevar tilde:
    • ¿Eres tú quien lo ha hecho?
    • ¡Vendrás cuando te lo diga!

- Diptongos, triptongos e hiatos

Un diptongo es el conjunto de dos vocales dentro de una misma sílaba, una de las cuales será siempre una vocal cerrada (i o u). Por lo tanto, cuando observemos que las dos vocales que aparecen juntas dentro de una misma sílaba son abiertas (a, e u o), podemos afirmar que no hay diptongo. Por ejemplo, existirá diptongo en palabras como a-vión, Jai-me, cuer-po, viu-do..., pero no en hé-ro-e, a-ho-ra... Cuando se encuentran al final de la palabra, los diptongos ai, ei, oi y ui se escriben ay, ay, oy y uy respectivamente. A efectos de acentuación, los grupos formados por iu o ui se consideran siempre diptongos.

Un triptongo aparece cuando no son dos, sino tres, las vocales que aparecen dentro de una misma sílaba. La vocal situada en el centro es siempre abierta, en tanto que las de los extremos son cerradas: a-ve-ri-guáis, U-ru-guay, Ca-ma-güey, i-ni-ciáis...

La presencia de una h intercalada no invalida la existencia de un posible diptongo o triptongo.

Cuando dos vocales se encuentran en contacto dentro de una palabra, pero no forman parte de la misma sílaba, se dice que existe un hiato: re-hén, al-de-a, le-ón, ba-hí-a, o-í-do, fan-ta-sí-a, gui-ón…

- Colocación de la tilde

La acentuación de los diptongos sigue las reglas generales. Por lo tanto, si el acento de la palabra recae sobre una sílaba con diptongo, y a ésta le corresponde una tilde según las reglas generales, esta tilde se coloca sobre la vocal abierta (a, e u o). Veamos algún ejemplo: co-rréis, hués-ped...

Cuando son dos vocales cerradas las que están en contacto (ui o iu), a efectos de acentuación, se considera que se trata de un diptongo. Del mismo modo que para el resto de los diptongos, si a dicho diptongo le corresponde una tilde, esta se coloca en el segundo elemento: ben-juí, cuí-da-te, je-suí-ti-co, des-truí, pero je-sui-ta, des-truir... no llevan tilde según las reglas generales de acentuación.

La y precedida de vocal al final de una palabra se considera como una consonante a efectos de acentuación, por lo que todas las palabras agudas terminadas en los diptongos ay, ey y oy se escriben sin tilde (guirigay, virrey...). No así sus plurales que constituyen palabras agudas terminadas en s.

En los triptongos se sigue la regla general de los diptongos. Se coloca la tilde en la vocal abierta del triptongo: a-ve-ri-guáis, li-cuéis...

En los triptongos agudos terminados en -uay y -uey se siguen las mismas normas citadas en los diptongos respecto a la y final y, por lo tanto, no se acentúan palabras como buey, Uruguay...

Si el hiato consiste en la unión de dos vocales abiertas, la tilde se coloca según las reglas generales: le-ón, co-á-gu-lo...

Si una de las vocales es cerrada, y el posible diptongo se ha deshecho debido a que sobre ella se carga la fuerza de pronunciación de la palabra, la tilde se coloca sobre esta vocal cerrada, independientemente de que le correspondiera según las reglas generales: ca-í-da, son-re-ír, re-ú-no, ba-ra-hún-da...

- Otras consideraciones

1. Las letras mayúsculas deben llevar tilde siempre que les corresponda. Así lo determinan las Nuevas Normas de Prosodia y Ortografía, el texto normativo publicado por la RAE en 1959 y que constituye la base de la Ortografía.

  1. Las formas verbales fue, fui, vio y dio no llevan tilde por tratarse de monosílabos. Aunque antiguamente sí la llevaban, las normas ortográficas de la RAE (1959) corrigen esta excepción.
  2. Las palabras latinas que se han incorporado al castellano colocan su tilde según las reglas generales (vademécum, currículum, accésit...).
  3. Las palabras y nombres propios de otros idiomas conservan su grafía original, si en estos idiomas se escriban en alfabeto latino. Podrán acentuarse siguiendo las normas españoles si así lo permiten su pronunciación y grafía originales: Wagner o Wágner.
  4. Si se trata de nombres geográficos, se sigue la norma anterior salvo que se haya españolizado el término, en cuyo caso se acentúan según las reglas generales: París, Aquisgrán, Milán, Mérida...

2. Uso de los signos de puntuación:

Criterios de utilización de la coma:

1. Para sustituir un verbo que está omitido por haber sido mencionado antes en el contexto o por sobreentenderse en la situación: “En la montaña lo paso bien; en el mar, regular”.

2. Para separar complementos del nombre en aposición explicativa: “El delincuente, asustado, se escondió entre los matorrales

3. Para separar subordinadas adjetivas explicativas: “Todos mis alumnos, que son muy inteligentes, sacan buenas notas”

4. Para intercalar cualquier tipo de incisos: “Me gustaría que, si te aprueban, me lo dijeras”

5. Para separar vocativos: “Niño, quédate quieto”

6. Cuando se invierte el orden regular de las oraciones de la cláusula, adelantando lo que había de ir después, debe ponerse una coma al fin de la parte que se anticipa (subordinadas adelantadas a la principal o complementos circunstanciales que alteran su posición): Si estudias, aprobarás”, “Cuando llegué, había mucha gente”.

7. Muchos adverbios, locuciones adverbiales y locuciones conjuntivas han de separarse mediante una coma. Son, entre otros, efectivamente, realmente, verdaderamente, así, además, en ese caso, en tal caso, en cambio, sin embargo, no obstante, aún así, con todo y las formas concluyentes del tipo en fin, en resumen, en síntesis, en una palabra, por último.

8. Las locuciones conjuntivas explicativas o sea, es decir, esto es, a saber, se separan siempre mediante comas.

9. Muchos complementos circunstanciales pueden separarse con comas si aparecen en el comienzo de la frase; sin embargo, en muchos casos, no es necesario: “Esta mañana, te llamé y no estabas”.

10. Se separan con comas otros complementos del verbo que se antepongan a él: “De política, no permitiremos que se hable en este salón”

11. Para separar los componentes unidos por la conjunción o en una oración interrogativa compuesta: “¿Vienes, o te quedas?”

12. Delante de las conjunciones adversativas mas, pero, sino, aunque, no obstante, sin embargo, porque, pues, puesto que, puesto y de las concesivas, como a pesar de que.

13. Tras interjecciones, muletillas y apoyaturas del lenguaje conversacional, formas de saludo, de despedida, y de agradecimiento, se usa coma debido a la pausa fónica que generalmente se hace detrás de ellas: “Hola, cómo estás”, “Oye, ten cuidado”.

14. Obedeciendo también a una pausa fónica, se coloca coma detrás de los adverbios de afirmación y de negación sí y no usados como respuestas: “Sí, es muy importante aprender el uso de la coma”.

15. Separar con comas los complementos introducidos por locuciones como en cuanto a, respecto de, a pesar de, a tenor de, en relación con…

16. Separar proposiciones o sintagmas relacionados mediante las conjunciones distributivas orar…ora, bien…bien, ya…ya.

17. La palabra etcétera y su abreviatura etc. deben separarse con coma cuando se dé alguno de los casos mencionados hasta ahora.

18. Para separar elementos de una misma serie, morfosintácticamente equivalentes. Estos elementos pueden ser sustantivos, grupos nominales, sintagmas preposicionales, proposiciones: “Antonio, Juan, mis padres y el abuelo vinieron a verme”. “Llegué, vi, vencí”

Criterios para la no utilización de la coma:

1. La norma advierte que entre sujeto y predicado no puede haber coma, a menos que haya un inciso. Pero cuando el sujeto es largo, al llegar al inicio del predicado se produce una pausa que puede señalarse con coma.

2. La coma y la conjunción y son incompatibles cuando se unen elementos de una misma serie. Sin embargo, hay casos en los que conjunción y es compatible no sólo con la coma, sino también con el punto y coma y con el punto. La sintaxis, la entonación y la necesidad de evitar ambigüedades justifican esa compatibilidad: “Juan es simpático; Pedro, responsable; y Antonio, tímido”

3. No debe colocarse coma entre el verbo y sus complementos si siguen un orden lineal, o si no aparece ningún inciso.

4. Nunca se pone coma ni delante ni detrás de la conjunción que, a no ser que detrás haya un inciso: “A los estudiantes les han prometido que no habrá trabas para entrar en la Universidad” (aquí sería incorrecto); “A los estudiantes les han prometido, en efecto, que, en el caso de aprobar las pruebas de selección, no habrá trabas…” (inciso)

5. No debe ir coma detrás de la conjunción pero cuando está preceda a una oración interrogativa: “Pero… ¿te aprobará al final?

6. No se coloca coma delante del paréntesis, aunque puede ir detrás.

Criterios para la utilización del punto y coma: se suele decir que el punto y coma representa una pausa intermedia entre la coma y la del punto y seguido. Sin embargo, en muchos casos, la pausa del punto y coma es prácticamente igual a la de este último. La preferencia por el punto y coma o por el punto y seguido suele deberse, más que a un tipo de entonación o pausa diferente, a la mayor o menor conexión semántica entre los elementos que se separan. Como esto es, en cierto modo, subjetivo, no es extraño que allí donde un escritor pone el punto y coma, otro ponga el punto y seguido. De todos modos, veamos ejemplos en el que el punto y coma se justifica por la vinculación semántica entre los dos miembros separados:

“Mi padre es carpintero; mi primo, médico; mi hermano, un obrero”

La conexión semántica es evidente: en las últimas proposiciones el verbo omitido -de ahí la coma- es el mismo que el de la primera: es.

“En este curso pienso estudiar mucho; por lo tanto, ya verás como apruebo”

Parece claro que la consecuencia y aquello que la provoca suponen una relación sintáctico-semántica importante. De ahí que delante de locuciones como por lo tanto, por consiguiente, en fin, etc., se ponga el punto y coma, sobre todo si el componente que precede al punto y coma no es demasiado largo, pues, en caso contrario, parece preferirse el punto y seguido.

A veces se prefiere el punto y coma a la coma para unir elementos de una misma serie. Ello ocurre siempre que la inflexión tonal sea descendente, lo que suele ocurrir cuando tales elementos son bastante extensos y entre sus componentes ya hay varias comas, o cuando entre ellos existe algún elemento que refuerza la conexión semántica:

“Ayer estuve en Cabimas; hacía un calor enorme”

· Cuando los miembros de un periodo constan de más de una oración, por lo cual o por otra causa llevan ya alguna coma, se separan con punto y coma unos y otros.

· En todo periodo de alguna extensión se pone punto y coma antes de las conjunciones adversativas mas, pero, aunque, no obstante, sin embargo. Cuando la cláusula sea más corta, bastará una simple coma delante de la conjunción.

· Se usa punto y coma para separar dos oraciones con cierta independencia, bien porque poseen sujetos distintos, bien porque se yuxtaponen ideas diferentes.

· Ocurre con cierta frecuencia que la pausa entre dos oraciones que se yuxtaponen es más intensa que la producida por la coma, motivo por el que se señala con punto y coma. Estos son los casos de oraciones que poseen un mismo sujeto o que guardan mayor relación que las referidas en el criterio anterior.

Criterios de utilización del punto: hay que distinguir tres clases de puntos: el punto y seguido, el punto y aparte y el punto final. Después del punto se escribe mayúscula.

El punto final indica que el escrito ha concluido en su totalidad.

Entre el punto y seguido y el punto y aparte la diferencia no es demasiado clara. En ocasiones, interviene la subjetividad del escritor. De todas formas, cuando en un texto se cambia de idea o de asunto, hay que colocar el punto y aparte. Y cuando se sigue hablando de la misma idea, pero se tocan aspectos diferentes, es preferible el punto y seguido.

· Las abreviaturas siempre llevan punto: Sr., D., Ilmo.,…etc.

· El signo de cierre de la interrogación y de la exclamación indica un punto siempre que no sea invalidado a continuación por otro signo (coma, punto y coma o dos puntos)

· Se usa punto cuando el periodo forma sentido completo, en términos de poderse pasar a otro nuevo sin quedar pendiente la comprensión de aquel. En la lectura, la duración de la pausa indicada por el punto puede variar más o menos, según el sentido y la interpretación del lector; pero en todo caso, es mayor que la que señalan la coma y el punto y coma.

· También se utiliza punto y aparte en los diálogos, cuando un personaje acaba de hablar y se pasa a la intervención de otro o a la del narrador y a la inversa, cuando acaba la intervención del narrador y sigue el parlamento de un personaje.

Criterios de utilización de los dos puntos: este signo no equivale nunca a la coma ni al punto y coma. Lo que precede y sigue a los dos puntos está estrechamente relacionado no sólo semánticamente, como en el caso del punto y coma, sino, sobre todo, sintácticamente: complementos directos, relación causal y consecutiva, aposiciones, etc. Se emplea este signo en los siguientes casos:

· Cuando se anuncia o se cierra una enumeración: “Cumple los tres requisitos de un alumno; asiste, estudia y participa”

· Cuando se establecen relaciones anafóricas y catafóricas parecidas a la del último ejemplo, pero tiene que haber necesariamente una enumeración: “Eso es importante: que hayas estudiado” (aposición a través del sujeto catafórico “eso”)

· Detrás de las locuciones o secuencias del tipo ahora, bien, a saber, en otras palabras, dicho de otro modo, por ejemplo, verbigracia, etc. (en muchos de estos casos, se puede optar entre los dos puntos o la coma): “El pueblo no entendió el programa del candidato; en otras palabras: no votó por él”

· Siempre que se trate de ejemplificar lo dicho anteriormente aunque no aparezcan las expresiones por ejemplo, verbigracia, etc.: “Parecen evidentes las razones que nos impulsan a adoptar esta actitud pesimista a la que te refieres: demasiada droga, el terrorismo, los desastres ecológicos, etc.”

· Cuando se quiere indicar la relación sintáctico-semántica de causa o consecuencia, y no aparecen los nexos conjuntivos correspondientes: “Mi papá come mucho: está muy gordo”

· Delante de una conclusión o resumen del tipo siguiente: “Últimamente comemos demasiado y no hacemos deporte: no sabemos cuidarnos”

· En los casos de estilo indirecto (reproducción de lo dicho o escrito): “El profesor me dijo:”así no llegarás a ninguna parte”

· Detrás de las fórmulas de vocativo con que se empieza una carta, una instancia, etc.: “Distinguido colega:”

· En textos jurídicos y administrativos después de verbos llamados performativos o realizativos como certifica, dice, expone, suplica, etc.

Criterios de utilización de los puntos suspensivos: este signo de puntuación, que consiste en tres puntos suspensivos seguidos en línea, tiene los siguientes usos:

· Expresar estados de suspensión de ánimo, duda, temor, etc.: “Escucha: te han dado… un sobresaliente”

· El escritor corta una oración dejándola incompleta, bien porque presupone que el interlocutor conoce lo que había de poner, bien porque le interesa dejar el sentido sin completar: “Ya sabes que a buen entendedor…”

· Para indicar vacilación, inseguridad, nerviosismo en una hablante: “Y entonces… cómo te diría… me acerqué a él… ¿me entiendes?”

· Con el valor de etcétera en las enumeraciones: “Me gustaría saber tocar cualquier instrumento musical: violín, piano, guitarra…”

· Los puntos suspensivos entre corchetes o entre paréntesis indican la omisión de palabras u oraciones o párrafos, etc., que, sin embargo, sí se encuentran en el texto original que transcribimos o del que hemos sacado la cita en cuestión.

Criterios de utilización del guión largo:

· Se emplea en los diálogos, al comienzo de cada intervención.

· Al principio y al final de oraciones intercaladas completamente desligadas, por el sentido, del periodo en que se introducen. Sólo se utiliza la del principio si el final de esa oración intercalada se señala con un punto.

· En ocasiones se colocan entre guiones las aposiciones, aclaraciones y ampliaciones, sustituyendo a las comas, que ya se han usado dentro del mismo periodo por otros motivos.

Criterios de utilización de los signos de admiración: estos signos son siempre dos en español: el de apertura (¡) y el de cierre (!), y se usan en los siguientes casos:

· En interjecciones o frases interjectivas: ¡Eh! ¡Ah!

· En oraciones exclamativas parciales o totales: “¡Qué importante eres!”

Criterios de utilización de los signos de interrogación: también son dos los signos de interrogación: el de apertura (¿) y el de cierre (?). Se usan en los siguientes casos:

· En pronombres o adverbios interrogativos que actúan como equivalentes oracionales: ¿Cuánto? ¿Dónde?

· En oraciones interrogativas directas parciales o totales: “¿Quién ha llegado?”

3. Clases de palabras

A continuación recordaremos las características principales de las clases de palabras, para poder diferenciarlas en el análisis oracional.

a. Los determinantes

La llave

Nuestra llave

Dos llaves

Esta llave

Los nombres suelen ir acompañados de otras palabras que precisan o limitan su significado. La palabra "llave", puede referirse a cualquier llave; pero si decimos "nuestra llave" estamos determinando su significado. Los determinantes son partes de la oración que acompañan al nombre para concretarlo y limitar, su significado aportando informaciones como género, número, situación en el espacio, posesión...

CLASES DE DETERMINANTES

Artículos - Demostrativos - Posesivos - Indefinidos - Numerales - Interrogativos - Exclamativos

- El artículo

El día amaneció nublado.

Los alumnos leen el libro.

Dame el libro de lengua.

Los artículos son palabras que acompañan a los nombres que son conocidos por el hablante y el oyente.

Masculino

Femenino

Neutro

el

la

lo

Singular

los

las

Plural

La forma neutra lo, se emplea normalmente delante de adjetivos que no pertenecen ni al masculino ni al femenino. Esto hace que dichas palabras funcionen como si fueran sustantivos.

Lo bueno, lo grande...

· El artículo contracto: se forma cuando el artículo el va precedido de las preposiciones a y de. En este caso se funden las preposiciones con el artículo dando los artículos contractos "al y del".

Iré al cine. Vengo del colegio.

En la escritura, la contracción no se produce si el artículo forma parte de un nombre propio; pero sí debemos realizarla al hablar.

Escrito

Hablado

Envié una carta a El Nacional

Envié una carta al Nacional

· Particularidades

Con los sustantivos femeninos que empiezan con a o ha tónicas, se emplea la forma masculina del artículo; pero sólo en singular.

Esto no afecta al resto de los determinantes.

El águila

- esta águila

El hacha

- aquella hacha

- Los demostrativos

Los determinantes demostrativos acompañan a nombres indicando proximidad o lejanía respecto a las personas que hablan y escuchan.

Este alumno estudia mucho.

Ese loro canta muy bien.

Aquel libro es nuevo.

DETERMINANTES DEMOSTRATIVOS

SINGULAR

PLURAL

Masculino

Femenino

Masculino

Femenino

este

esta

estos

estas

Cercanía

ese

esa

esos

esas

Distancia media

aquel

aquella

aquellos

aquellas

Lejanía

- Los posesivos

Los determinantes posesivos acompañan a un nombre y además indican si el objeto pertenece a una o varias personas que se llaman poseedores.

Tu libro es muy bueno.

Nuestra Universidad es más grande.

DETERMINANTES POSESIVOS

Un solo poseedor

Varios poseedores

1ª pers.

2ª pers.

3ª pers.

1ª pers.

2ª pers.

3ª pers.

mi

tu

su

nuestro

vuestro

su

Singular

Masculino

mis

tus

sus

nuestros

vuestros

sus

Plural

mi

tu

su

nuestra

vuestra

su

Singular

Femenino

mis

tus

sus

nuestras

vuestras

sus

Plural

- Los numerales

Son los que acompañan a los nombres e informan con exactitud de cantidades y órdenes de colocación.

Tengo doce monedas.

He llegado en cuarto lugar a la meta.

Te serví triple ración de comida.

CLASES DE DETERMINANTES NUMERALES

Cardinales

Informan de una cantidad exacta.

Quiero cuatro libros.

Ordinales

Informan del orden de colocación.

Quiero el cuarto libro.

Fraccionarios

Informan de particiones de la unidad.

Quiero la cuarta parte.

Multiplicativos

Informan de múltiplos.

Quiero doble ración.

- Los indefinidos

Son determinantes indefinidos los que acompañan a nombres de personas o cosas y concretan su significado de forma imprecisa, pues son difíciles de limitar o precisar con exactitud.

Llevo varios lápices en el estuche.

Dame muchos ejemplos.

DETERMINANTES INDEFINIDOS

Singular

Plural

Masculino

Femenino

Masculino

Femenino

un, uno

una

unos

unas

algún, alguno

alguna

algunos

algunas

ningún, ninguno

ninguna

ningunos

ningunas

poco

poca

pocos

pocas

escaso

escasa

escasos

escasas

mucho

mucha

muchos

muchas

demasiado

demasiada

demasiados

demasiadas

todo

toda

todos

todas

varios

varias

otro

otra

otros

otras

mismo

misma

mismos

mismas

tanto

tanta

tantos

tantas

cualquier, cualquiera

cualesquiera

tal

tales

bastante

bastantes

- Los interrogativos y exclamativos

Los determinantes interrogativos acompañan a nombres para expresar preguntas acerca de su naturaleza o cantidad.

¿Qué camisa te vas a poner?

¿Cuántos libros has leído?

¿Por qué motivo vienes?

Los determinantes exclamativos acompañan a los nombres y expresan sorpresa o emoción.

¡Qué goles tan espectaculares!

¡Cuánto dinero ganas!

DETERMINANTES INTERROGATIVOS Y EXCLAMATIVOS

qué, cuánto, cuánta, cuál, cuáles...


b. El nombre (sustantivo)

Es la palabra que nombra a personas, animales o cosas. Ej.: Niño, león, casa.

Está compuesto por un lexema y puede llevar uno o varios morfemas.

Los seres humanos, a medida que vamos conociendo la realidad, vamos asignando nombres a todos los seres para distinguir unos de los otros. Los nombres o sustantivos son esas palabras con las que designamos a las personas, animales, cosas, ideas, sentimientos y sensaciones

El nombre se caracteriza por su capacidad de combinarse con ciertos morfemas flexivos que señalan su género y su número.

- El género de los nombres

El género de las personas y los animales depende del sexo al que pertenecen. Son masculinos los nombres de personas y animales machos; y femeninos, los que nombran a personas y animales hembras.

El género de las cosas depende del determinante que acompaña a su nombre. Son masculinos los nombres de cosas que pueden llevar adelante el determinante "el"; y femeninos, los que pueden llevar el determinante "la". Es conveniente tener en cuenta que en algunas ocasiones puede ser mejor utilizar los determinantes este y esta.

El género femenino en los nombres de personas y animales se forma:

· Sustituyendo la terminación -o, -e del masculino, por la terminación -a del femenino: amigo / amiga.

· Añadiendo la terminación -a al masculino: lector / lectora, juez / jueza.

· Añadiendo los sufijos -ina, -isa, -esa.

héroe / heroína

gallo / gallina

jabalí / jabalina

poeta / poetisa

sacerdote / sacerdotisa

profeta / profetisa

conde / condesa

duque / duquesa

barón / baronesa

· Cambiando el sufijo: emperador / emperatriz.

· Empleando para el femenino una palabra distinta del masculino.

varón / hembra

hombre / mujer

toro / vaca

caballo / yegua

· Casos especiales

Nombres comunes en cuanto al género: son los que tienen la misma forma para el masculino y el femenino. Para establecer la diferencia de género se utiliza el determinante.

el artista / la artista

el mártir / la mártir

el testigo / la testigo

el atleta / la atleta

Nombres epicenos: son los que poseen una sola forma, bien masculina o bien femenina, para expresar ambos sexos.

la perdiz, la persona, el delfín, el gentío, el búho, el pez, la pantera,
la hormiga, la servidumbre, la multitud, la pareja

Nombres ambiguos: son los que se pueden usar indistintamente en masculino o en femenino.

el mar / la mar

el dote / la dote

este azúcar / esta azúcar

No son ambiguos algunos nombres que aunque tienen una sola forma, significan cosas distintas en masculino y en femenino.

el cólera

la cólera

el cometa

la cometa

el doblez

la doblez

el frente

la frente

el orden

la orden

el guardia

la guardia

- El número de los nombres

El número singular hace referencia a un solo elemento o unidad. El número plural se refiere a más de un elemento o unidad.

· Si el nombre en singular acaba en vocal átona, formamos el plural añadiendo una -s.

casa / casas

coche / coches

beso / besos

· Si el nombre en singular acaba en consonante o en vocal tónica, se añade -es.

balcón / balcones

rubí / rubíes

color / colores

realidad / realidades

EXCEPCIONES

café / cafés

sofá / sofás

mamá / mamas

papá / papas

· Si en nombre en singular acaba en -s el plural se forma con el determinante o se dice que lleva el morfema ø.

el análisis / los análisis

el lunes / los lunes

la crisis / las crisis

el virus / los virus

EXCEPCIONES

mies / mieses

país / países

revés / reveses

cortés / corteses

· Casos especiales

Hay nombres que sólo se usan en singular.

salud, este, sur, oeste, sed, tez, cenit...

Algunos nombres sólo se usan en plural, carecen de singular.

tijeras, gafas, pinzas, alicates, víveres, enseres, entendederas, facciones, exequias...

Hay que considerar que algunos de los nombres que designan objetos constituidos por piezas simétricas se están utilizando últimamente en su forma singular: pinza, tijera, alicate.


c. Los pronombres

María practica varios deportes.

Ella es una gran deportista.

En las dos oraciones anteriores nos referimos a la misma persona (María). En la primera decimos su nombre; mientras que en la segunda utilizamos un pronombre: ella. Los pronombres son las palabras que señalan o representan a personas u objetos, o remiten a hechos ya conocidos por el hablante y el oyente. Podríamos decir que son palabras que sustituyen a los nombres.

CLASES DE PRONOMBRES

Personales

Numerales

Demostrativos

Interrogativos

Posesivos

Exclamativos

Indefinidos

Relativos

- Pronombres personales

Yo leo un libro.

lees un libro.

Ella lee un libro.

Nosotros saltamos.

Vosotras saltáis.

Ellos saltan.

Las palabras destacadas en la tabla anterior se refieren a personas que realizan una acción cuyos nombres no se mencionan. Son pronombres personales. Pueden ser de tres clases:

Persona

Remiten, señalan o se refieren a...

Ejemplos

Primera

La persona que habla o escribe.

yo, nosotros, nosotras

Segunda

La persona con quien se habla (la que escucha) o a la que se escribe.

tú, vosotros, vosotras

Tercera

La persona o cosa de quien se habla o escribe.

él, ella, ellos, ellas

Además de los pronombres personales citados en los ejemplos de la tabla anterior, a los que llamamos pronombres personales sujeto, hay otras formas que se refieren a personas u objetos que reciben una acción o participan de ella. Son los pronombres personales de objeto.

He comprado un libro. Lo he comprado. (El libro)

He leído una revista. La he leído. (La revista)

Regalé un pastel a mi hermano. Le regalé un pastel. (A mi hermano)

Compré una revista a mis padres. Les compré una revista. (A mis padres)

Hay veces en las que utilizamos de forma incorrecta los pronombres la, la, los, las, le, les de forma incorrecta. Estas incorrecciones se llaman leísmo, laísmo y loísmo.

· Se produce leísmo si utilizamos le o les cuando deberíamos utilizar lo, la, los o las.

Coge el libro.

Cógelo.

Cógele.

Correcto

Incorrecto

· Se produce laísmo cuando usamos la o las en lugar de le o les. Es muy frecuente en algunas zonas de España.

Dio el libro a Ana.

Le dio el libro

La dio el libro.

Correcto

Incorrecto

· Se produce loísmo cuando usamos lo y los en lugar de le y les. Casi nadie es loísta.

Dio el libro a Luis.

Le dio el libro

Lo dio el libro.

Correcto

Incorrecto

- Pronombres demostrativos

Los pronombres demostrativos remiten a nombres indicando proximidad o lejanía respecto a las personas que hablan y escuchan.

Este estudia mucho.

Ese canta muy bien.

Aquel es nuevo.

PRONOMBRES DEMOSTRATIVOS

SINGULAR

PLURAL

Masculino

Femenino

Neutro

Masculino

Femenino

este

esta

esto

estos

estas

Cercanía

ese

esa

eso

esos

esas

Distancia media

aquel

aquella

aquello

aquellos

aquellas

Lejanía

- Pronombres posesivos

Los pronombres posesivos señalan a un nombre y además indican si el objeto pertenece a una o varias personas que se llaman poseedores.

Tu libro se parece al mío.

La nuestra es más grande.

PRONOMBRES POSESIVOS

Un solo poseedor

Varios poseedores

1ª persona

2ª persona

3ª persona

1ª persona

2ª persona

3ª persona

mío

tuyo

suyo

nuestro

vuestro

suyo

Singular

Masculino

míos

tuyos

suyos

nuestros

vuestros

suyos

Plural

mía

tuya

suya

nuestra

vuestra

suya

Singular

Femenino

mías

tuyas

suyas

nuestras

vuestras

suyas

Plural

- Pronombres numerales

Son los que informan con exactitud de cantidades y órdenes de colocación referidos a nombres, pero sin mencionarlos.

Tengo doce.

He llegado el duodécimo.

Te ha servido el triple de lo normal.

CLASES DE PRONOMBRES NUMERALES

Cardinales

Informan de una cantidad exacta.

Quiero cuatro.

Ordinales

Informan del orden de colocación.

Quiero el cuarto.

Fraccionarios

Informan de particiones de la unidad.

Quiero la mitad.

Multiplicativos

Informan de múltiplos.

Quiero el doble.

- Pronombres relativos

Los pronombres relativos se refieren a un nombre ya citado en la oración, llamado antecedente, sin necesidad de repetirlo.

Ayer recibí la carta.

Me enviaste una carta.

Ayer recibí la carta que me enviaste.

PRONOMBRES RELATIVOS

que, el cual, la cual, lo cual, los cuales, las cuales, quien, quienes, cuyo, cuya, cuyos, cuyas, donde.

- Pronombres indefinidos

Son pronombres indefinidos los que señalan a personas o cosas de forma imprecisa, pues son difíciles de limitar o precisar con exactitud.

Varios sabían algo.

Muchos no sabían nada.

PRONOMBRES INDEFINIDOS

Singular

Plural

Masculino

Femenino

Neutro

Masculino

Femenino

un, uno

una

uno

unos

unas

algún, alguno

alguna

algo

algunos

algunas

ningún, ninguno

ninguna

nada

ningunos

ningunas

poco

poca

poco

pocos

pocas

escaso

escasa

escaso

escasos

escasas

mucho

mucha

mucho

muchos

muchas

demasiado

demasiada

demasiado

demasiados

demasiadas

todo

toda

todo

todos

todas

varios

varias

otro

otra

otro

otros

otras

mismo

misma

mismo

mismos

mismas

tan, tanto

tanta

tanto

tantos

tantas

alguien

nadie

cualquier, cualquiera

cualesquiera

quienquiera

quienesquiera

tal

tales

demás

demás

bastante

bastantes

- Pronombres interrogativos y exclamativos

Los pronombres interrogativos expresan preguntas a la vez que señalan nombres.

¿Qué te vas a poner?

¿Cuántos has leído?

¿Por qué vienes?

Los pronombres exclamativos expresan exclamaciones a la vez que hacen referencia a nombres.

¡Qué de goles!

¡Cuánto ganas!

PRONOMBRES INTERROGATIVOS Y EXCLAMATIVOS

qué, cuánto, cuánta, cuándo, cuál, cuáles, dónde, quién, quiénes...


d. El verbo

Es una palabra que expresa acciones o estados en un tiempo determinado: viajar, estar.

- La persona y el número

· Formas personales: nos dice quién realiza la acción del verbo y si se trata de uno o más. Son tres: 1ª, 2ª y 3ª del singular o plural.

Número/Persona

Singular

Amo

Amas

Ama

Yo

Él/Ella

Plural

Amamos

Amáis

Aman

Nosotros/as

Vosotros/as

Ellos/Ellas

· Formas no personales: no expresan ni número ni persona: andar, temer, salir (infinitivo); andando, temiendo, saliendo (gerundio); andado, temido, salido (participio).

- El tiempo

· Los tres tiempos: nos dicen en qué momento ocurre la acción.

· Presente: Cuando la acción es simultánea al momento en el que hablamos: estudio.

· Pasado: Si nos referimos a algo anterior al tiempo en que hablamos: estudié.

· Futuro: Si hablamos de algo posterior al tiempo en que estamos: estudiaré.

· Tiempos simples y compuestos

· Los simples constan de una palabra: Llueve.

· Los compuestos tienen más de una palabra: Ha llovido.

- El modo

Refleja la actitud del hablante ante la acción verbal.

· Subjuntivo: Sirve para expresar duda, deseo o temor: Ojalá venga Raúl.

· Imperativo: Sirve para indicar ruego o mandato: Ven, Raúl.

· Indicativo: Sirve para expresar hechos reales y objetivos: Raúl llegó.

- La voz

· Voz activa: es la más común, en la que el sujeto realiza la acción del verbo: El médico opera a mi primo hoy.

· Voz pasiva: se forma con el verbo SER + PARTICIPIO y en ella el sujeto no realiza la acción sino que la recibe: Mi primo será operado hoy por el médico.

- Clasificación

· Verbos regulares: son los que se conjugan igual que los modelos amar, temer, partir: Cantar, deber, vivir.

· Verbos irregulares: son los que sufren modificaciones en el lexema o morfemas y, por lo tanto, no se conjugan igual que los modelos amar, temer, partir: Volar, caber, morir.

· Verbos auxiliares: son los que ayudan a conjugar otros verbos y casi no tienen significado propio. Los más importantes son haber y ser.

- Las perífrasis verbales

· Rodeos: consisten en decir con un verbo compuesto por varias formas verbales algo que se podría decir sólo con una: Hemos de visitar a los tíos. Tenemos que visitar a los tíos. Volví a caer de la cama.

· Construcción de la perífrasis verbal: se forma con un verbo auxiliar y una forma no personal de otro verbo (infinitivo, gerundio o participio).

Verbo auxiliar

Enlace

Forma no personal

Hemos

de

visitar

a las familias.

Lleva

visitadas

tres familias.

Volví

a

caer

de la cama

· Significado: las perífrasis verbales añaden al verbo un significado especial que solo no tiene: Hemos de visitar (implica obligación), volví a caer (implica repetición).

e. El adjetivo

Los adjetivos son palabras que nombran o indican cualidades, rasgos y propiedades de los nombres o sustantivos a los que acompañan. Ej.: La belleza de la flor natural es insuperable.

- Concordancia

· El adjetivo siempre concuerda en género y número con el nombre al que acompaña, tanto si va delante como si va detrás. Ej.: Vistosa flor de colores vivos.

· Si un adjetivo va antes de varios nombres, concuerda en género y número con el primer nombre. Si se trata de personas, el adjetivo debe ir en plural. Ej.: El largo viaje y la llegada fueron agotadores. Los tímidos Pedro y Ana se sonrojaron.

· Si el adjetivo se coloca después de varios nombres, concuerda en plural con ellos, respetando su género. Ej.: Un día y un viaje agotadores. Una alegría y una amistad duraderas.

· Si el adjetivo va detrás de los nombres, pero éstos son de género distinto, el adjetivo irá en plural y en masculino, aunque alguno de los nombres sea femenino. Ej.: Un día y una noche largos.

- Grados del adjetivo

Los adjetivos expresan cualidades de los nombres con mayor o menor intensidad. Estas variaciones reciben el nombre de grados del adjetivo. Ej.: Es un helado dulce. Es un helado muy dulce. Es el helado más dulce.

- Clases de adjetivos

· Explicativos o epítetos

Ana paseaba sobre la blanca nieve.

Ana hizo un ramo con las rosas blancas de su jardín.

En la primera oración el adjetivo blanca va delante del nombre para llamar la atención; ya que indica una cualidad propia de la nieve (la nieve siempre es blanca) y además, si quitásemos el adjetivo no se alteraría el significado de la oración. El adjetivo explicativo o epíteto es el que expresa una cualidad no necesaria del nombre, pero que añade mayor belleza e interés literario al texto. Suele ir antepuesto al nombre. Ej.: El hábil jugador marcó un gol.

· Especificativos

En la segunda oración el adjetivo blancas califica a rosas distinguiéndola del resto (sólo las rosas de color blanco). Si quitamos el adjetivo, la oración pierde significado. El adjetivo especificativo es el que expresa una cualidad necesaria del nombre que lo diferencia de los demás. Suele ir detrás del nombre. Ej.: El jugador hábil marcó un gol. Una niña y un niño simpáticos.

f. El adverbio

Decimos que un adverbio es una clase de palabra dotada de significado que modifica a un verbo, a un adjetivo o a otro adverbio. Ej.: Ahora llueve. El árbol está más hermoso. Muy pronto saldrá el sol.

Particularidades

· El adverbio es invariable, porque no admite morfemas de número ni de género. Ej.: Luis lee mucho. Luisa lee mucho. Luis y Luisa leen mucho.

El adverbio puede admitir algunas modificaciones:

· Puede llevar morfemas derivativos para formar diminutivos o aumentativos. Ej.: Lejitos, lejote, ahorita, prontito, tempranito.

· Algunos pueden admitir morfemas de grados como los adjetivos. Ej.: Lejísimo, prontísimo, tardísimo

· Podremos formar adverbios añadiendo la terminación -mente a los adjetivos. Si admiten variación de género se añade al femenino de los mismos. Ej.: Tristemente, cordialmente, cómodamente, amargamente.

· No debemos confundir determinantes, pronombres y adverbios.

Oración

Función

Clase

Tengo poco dinero.

"poco" determina al nombre "dinero"

Determinante

Me conformo con poco.

"poco" se refiere al nombre "dinero"

Pronombre

Eres poco hablador.

"poco" modifica al adjetivo "hablador"

Adverbio

Palabras como todo, poco, mucho, bastante, nada, algo... pueden funcionar como determinantes, pronombres o adverbios. Son determinantes si acompañan a nombres. Son pronombres si se refieren o sustituyen a un nombre. Son adverbios si modifican a verbos, adjetivos o adverbios.

- Locuciones adverbiales

Cuando un grupo de palabras, dos o más, funcionan como un adverbio reciben el nombre de locución adverbial. Las locuciones adverbiales son expresiones formadas por grupos de palabras que equivalen a un solo adverbio.

Tal vez vayamos al cine. Mide más o menos tres metros.

- Clases de adverbios y locuciones adverbiales

Clase

Adverbios

Lugar

aquí, allí, ahí, allá, acá, arriba, abajo, cerca, lejos, delante, detrás, encima, debajo, enfrente, atrás...

Tiempo

antes, después, pronto, tarde, temprano, todavía, aún, ya, ayer, hoy, mañana, siempre, nunca, jamás, próximamente, prontamente, anoche, enseguida, ahora, mientras...

Modo

bien, mal, regular, despacio, deprisa, así, aprisa, como, adrede, peor, mejor, fielmente, estupendamente, fácilmente...

Cantidad

poco, mucho, bastante, más, menos, algo, demasiado, casi, sólo, solamente, tan, tanto, todo, nada, aproximadamente...

Afirmación

sí, también, cierto, ciertamente, efectivamente, claro, verdaderamente...

Negación

no, jamás, nunca, tampoco...

Duda

quizá, quizás, acaso, probablemente, posiblemente, seguramente...

g. La preposición

Viajo en coche. Circulamos por una carretera. Voy a la playa.

Las palabras en, por, a relacionan palabras, no admiten variaciones de género ni número y no tienen significado léxico propio; sólo lo adquieren en el momento que relacionan palabras. Son las preposiciones. Podemos definir la preposición como una clase de palabra invariable que tiene la función de relacionar palabras o grupos de palabras.

Preposiciones: a, ante, bajo, cabe, con, contra, de, desde, durante, en, entre, hacia, hasta, mediante, para, por, según, sin, so, sobre, tras.

· La preposición "so" poco se utiliza; pero podemos encontrarla en textos antiguos o legales con un significado relacionado con "bajo".

h. La conjunción

Fue

ayer

o

anteayer.

Adv

Adv

Me gusta el cine,

pero

hoy no puedo ir.

O

O

Las palabras destacadas unen palabras y oraciones, no admiten variación de género ni número y no tienen significado. Son conjunciones. Una conjunción es una clase de palabra invariable que une palabras independientes entre sí, o también oraciones. Ej.: No vine porque llovía. Grité pero no me oyó.

- Clases de conjunciones coordinantes: unen o relacionan oraciones o palabras independientes, de la misma categoría; es decir, que una no depende de la otra, no está subordinada a la otra. También existen conjunciones subordinantes, que estudiaremos en la próxima unidad.

Copulativas

Dan idea de suma o acumulación

y (e), ni

Disyuntivas

Dan idea de opción

o (u)

Adversativas

Dan idea de contraposición

mas, pero, sino, sino que, sin embargo, no obstante

Distributivas

Dan idea de consecución

ya... ya, bien... bien, ora... ora, sea... sea